Qué es autoestima

Autoestima no es una palabra que nos resuene por su falta de uso, sobre todo en las sociedades de hoy en día, donde siempre encontramos a personas que dicen tener problemas de autoestima. En este sentido, es común escuchar a quienes dicen que tienen el autoestima muy baja, o que acusan a otros de tener una alta autoestima. También se escucha hablar de él en relación a que es necesario levantarlo o subirlo. Pero entonces, ¿de qué hablamos específicamente cuando hablamos de autoestima? Es esta pregunta la que intentaremos responder a lo largo de este post, y por eso te invitamos a que continues leyendo porque te vamos a contar qué es el autoestima, qué tipos hay, como se la puede trabajar y todo lo que necesitas saber en relación a esto.

Definición de Autoestima

De manera breve y concreta, podemos definir el autoestima como la percepción que tiene una persona de sí misma. Esto es conciso pero a la vez muy amplio, porque una persona puede tener diferentes percepciones de sí mismo en base a diferentes aspectos, pero todos ellos deben ser considerados a la hora de hacer una valoración, esto es desde contemplar desde lo exterior y lo físico, hasta cuestiones internas.

Pero hay algo que no podemos dejar de considerar y es que esta valoración que una persona hace de sí mismo, aún cuando contemple todas las variables, no necesariamente va a ajustarse a lo que realmente es, a lo que los otros pueden ver de afuera. Y aún más, es fundamental pensar la influencia de los demás, aquello que nos dicen y que nos han dicho durante toda la vida, aún cuando eramos pequeños, porque el autoestima es el resultado de una valoración, propia y que los demás nos han ido diciendo, aún sin haber reparado demasiado en ello, pero que de todas manera ejerció su influencia.

Es fundamental poder entender que lo que los demás ven de nosotros, piensan y sobre todo nos dicen, esto genera influencias en el tipo de autoestima que uno se formará de sí mismo. Pero sobre, cuando uno piense que esto que los demás dicen no tiene influencia o no recuerden qué es lo que nos han dicho, la realidad es que siempre esto ejerce sus efectos. Ya podrán empezar a detectar que hablar de autoestima también es referirse en cierto grado a la confianza y seguridad que uno tiene de sí mismo, que también recibió su influencia de los otros.

Un punto aparte hay que darle al párrafo de la infancia al hablar de la autoestima, porque ella es una etapa fundamental en la vida de una persona, es el momento donde se da el proceso de subjetivación, donde se graban a fuego marcas y leyes que gobernarán la vida de adulto por siempre. Por lo tanto todo lo que haya sido dicho en esos primeros tiempos, sobre todo de la mano de esos otros primordiales, sean o no los padres quien cumplan esta función, tendrá un papel decisivo en el concepto que cada quien tenga de si mismo. Así una persona puede recibir desde pequeños refuerzos positivos o negativos, y estos influenciarán de manera directo -aún cuando no lleguemos a ser conscientes de esta influencia- la seguridad, confianza en uno mismo que se tendrá en un futuro.

 

Grados de Autoestima o Tipos

Se pueden diferenciar tres tipos de autoestima, clasificadas estas en función de grados, esto es, se puede hablar de autoestima baja, de autoestima alta o de autoestima media.

Respecto al autoestima alta, que es lo que se considera el autoestima positiva, se considera que todas las personas deberían tender hacia ella, en tanto es el nivel que permite que la persona pueda tener una satisfacción general consigo mismo y en los distintos planos de su vida. En este tipo de autoestima, la persona suele tener un buen grado de seguridad y confianza en sí mismo, considerándose una persona de gran valía, lo cual le permite que ante situaciones adversas puede enfrentarlas, confiando en sus posibilidades y capacidades y actuando en función de ellas.

Lo que le sigue en orden decreciente es el autoestima media, también llamado como autoestima relativa, que se entiende como una percepción de sí mismo que es inestable y vacilante. Esto es, la persona por momentos puede sentirse como una persona de valía, que confía en sus capacidades y se siente seguro en enfrentar diversas situaciones. Sin embargo, en ciertos momentos esta percepción puede fluctuar hacia el polo opuesto, donde la persona puede ir hacia lo que se consideraría al autoestima baja, sintiéndose incapaz de realizar cualquier cosa, hasta inútil. Y este cambio en este caso, tiene que ver sobre todo con las influencias que los otros, sus opiniones o críticas tienen sobre nosotros.

Y por último, el autoestima baja, que sería el grado más problemático dentro de estos niveles, porque tiene que ver con una dura crítica que se hace de sí mismo, en relación a conceptos de incapacidad, inseguridad, donde la persona se siente que es inepto para todo, que todo lo que haga siempre lo conducirá a un fracaso. Claro que este es el tipo de autoestima que más se aleja de la satisfacción y el bienestar.

Consejos de autoestima

Lo deseable es siempre que las personas puedan mantenerse dentro de los niveles del autoestima alta. Sin embargo es bueno saber que el autoestima no es algo inamovible, en el sentido de que siempre se quedará fijado en ello. Hay ciertas maneras de trabajarlo, que apuntan a mejorar el autoestima y la percepción que uno tiene de sí mismo.

Si identificaste que sos una persona con niveles bajos o medios de autoestima, es importante que empieces a trabajar para mejorarla, porque tener problemas de autoestima aqueja el desarrollo personal, pero no sólo esto, debido a que terminará por generar problemas en las distintas áreas de la vida de una persona, con gran predominancia en las relaciones sociales, sea familiares, amistades o de la vida amorosa, como así la vida laboral. De esta manera, si la persona se siente insegura e incapaz, esto claramente le traerá problemas en el trabajo, no pudiendo cumplir con sus tareas, poniendo en riesgo la permanencia del mismo.

Y claro que esto tiene sus efectos en las relaciones sociales, porque podría terminar generando problemas de pareja, proyectando en este vínculo todas las inseguridades, que terminarán destruyendo por influencia propia cualquier proyecto.

Y para terminar, te preguntarás cómo es que se puede mejorar el autoestima, si en verdad existe manera de hacerlo. Y la respuesta tiene que ver con realizar juicios más acordes a la realidad, poner a prueba cada hipótesis que forjamos sobre nosotros mismos, con el objetivo de hacer caer su peso. Por ejemplo si sentimos que no somos capaces de hacer algo y por eso dejamos de hacerlo, sin ni siquiera intentarlo, esto reafirma la hipótesis de la incapacidad, en cambio si creyéndose incapaz, se pone a prueba esta definición, intentando hacer aquello que se creería que no se es capaz, esta es una manera de comprobar en la realidad misma, con datos objetivos que en verdad si se puede y esto hace caer la hipótesis. Alejándote lo único que hace es reafirmar, ve a buscar datos reales y objetivos para forjar tu autoestima.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *